MANTENIMIENTO

Sumerja sus joyas de vez en cuando en agua jabonosa (use un jabón suave). Frótelas dentro del agua con un cepillo de dientes suave. Enjuáguelas después con agua tibia y séquelas con un paño de franela.
Debido a sus componentes de azufre, la plata puede ponerse negra con el tiempo. Evite por lo tanto el contacto con sustancias que contengan azufre o cloro. El color negro no deteriora la plata y se elimina fácilmente limpiando la joya.