INFORMACIÓN SOBRE PLATA Y ORO

Joyas personalizadas en plata

Fabricamos piezas de joyería personalizadas en plata esterlina de primera ley, 925/1000, es decir, plata de la mejor calidad. La plata es un metal precioso natural, blando y de color blanco. Es durable y no se oxida ni se desintegra. Por ser un metal de consistencia blanda, la plata se deja trabajar muy fácilmente.

La plata se extrae de minas en países como Canadá, Estados Unidos, Suramérica y Australia. A diferencia del oro, la plata pocas veces se encuentra en la naturaleza en estado puro.  Por lo general, se extrae en combinación con metales no preciosos como el plomo y el cobre. Esta mezcla se procesa para separar la plata pura de los demás metales.

La plata pura es, por naturaleza, un metal demasiado blando para poder procesarlo en joyas u otros elementos. Si así se hiciera, el objeto se desgastaría o doblaría con demasiada rapidez. Por esta razón, la plata suele fundirse con otros metales como por ejemplo el cobre, esta mezcla se conoce con el nombre de aleación. La cantidad de plata pura de la aleación determina el contenido de plata de un producto. El contenido de plata que Names4ever usa es 92,5% y nuestras joyas personalizadas se fabrican en plata esterlina de primera ley, 925/1000.

Joyas personalizadas en oro

Fabricamos piezas de joyería personalizadas en oro de 14 quilates, 585/1000. El oro es un material natural de consistencia blanda, brillante y de color amarillo, que se formó hace millones de años bajo enormes presiones en las capas más profundas de la corteza terrestre.

Si bien el oro fue descubierto por primera vez en lechos de ríos en Asia y África, hoy en día se extrae, en su mayor parte, de minas subterráneas.  Su extracción es un proceso intensivo y difícil. A 3.000 metros de profundidad se requiere extraer y procesar un promedio de tres toneladas de mineral para obtener una sola onza de oro. El oro es escaso, entre otras cosas porque desde el siglo VI D.C. se ha utilizado como medio de pago.

El oro puro es, por naturaleza, un metal blando y por lo tanto difícil de procesar en joyería. Para endurecerlo, el oro puro se mezcla por ejemplo con plata y cobre, creando lo que se denomina aleaciones de oro. En Europa, la cantidad de oro puro que contiene una joya se expresa en unidades de mil, así, por ejemplo, el oro puro, más conocido como oro de 24 quilates, tiene un valor de 1000/1000. El oro de 14 quilates, con un contenido de 0,585 de oro puro, tiene un valor de 585/1000. El resto suele ser plata o cobre. El oro adquiere sus distintos colores a partir de los diferentes metales de la aleación. El oro rojo (o rosa) se obtiene adicionando cobre, mientras que el oro blanco se obtiene añadiendo paladio a la aleación.